Aquí está el pequeño Melchor reconociendo el terreno